Salud y bienestar

Cáncer de testículo

Estimados amigos, las enfermedades malignas siuen siendo un reto para los medicos y una gran mortificación para los pacientes y las familias de los mismos. En el presente siglo XXI siguen apareciendo nuevos abordajes terapeuticos con la unica finalidad de tartar de rescatar el mayor numero de pacientes portadores de cáncer sin importer las edades ni el género ya que los padecimientos bien llamados malignos no distinguen edades ni géneros ya que esta enfermedad puede aparecer desde bebés, preescolares, durante la edad escolar, adolescencia, la juventud y la mal llamada tercera edad. La ciencia ha detectado que existen actualmente más de 200 tipos de cáncer en el ser humano y juntos, representan aproximadamente una quinta parte de todas las muertes, esto es en los países llamados industrializados del mundo occidental, sin embargo existen algunos tipos de cánceres en el también mal llamado tercer mundo o países en sub-desarrollo donde existen múltiples casos de diferentes tumores pero principalmente en las mujeres sigue existiendo una alta incidencia tanto de cáncer de mama como cáncer del cérvix, juntos a nivel mundial representan una gran amenaza para la sociedad actual ya que de acuerdo a estas experiencias la Organización Mundial de la Salud afirma que una de cada tres personas desarrollará cáncer a lo largo de su vida, a pesar de que existen técnicas muy avanzadas tanto de tipo quirúrgico como en el campo de la radioterapia y por supuesto actualmente han desarrollado las compañías farmacéuticas nuevos programas de quimioterapia, con nuevos agentes específicos incluyendo anticuerpos monoclonales y a pesar de todos esos modernos tratamientos, los pacientes siguen sufriendo porque los médicos tratantes de estos pacientes solamente pueden llegar a curar un numero interesante de casos pero desafortunadamente la mayor parte de ellos pueden tener un mal pronóstico a largo o corto plazo porque la enfermedad ya se ha diseminado o se ha vuelto refractaria a los tratamientos convencionales y esa es la razón por la que deben utilizarse otras terapias adyuvantes para que sean más efectivas y así poder lograr remisiones más largas o lo ideal que sería la curación, al eliminar la enfermedad residual mínima. Nuestra Institución Biomedical Center de Occidente tiene como misión explorar nuevas conductas terapéuticas con la única finalidad de darle a nuestros pacientes  mejor esperanza para que se mantengan con mayor sobrevida y mejor calidad de la misma, pero para esto es necesario entender otra rama de la medicina contra el cáncer como sería la inmunoterapia adoptiva por lo que nos hemos dedicado a explorar, investigar estudiar y practicar todo lo relacionado a la misma  incluyendo el conocimiento profundo de la misma inmunología, la farmacología, la cinética celular, la genética y la biología de los tumores, ya que estos requieren de la angiogénesis para su crecimiento y proliferación, esta rama de la medicina se le considera como un proceso fisiológico que consiste en la formación de nuevos vasos sanguíneos, en el caso de los tumores la angiogénesis es patológica ya que tienen tendencia a formarse rápidamente más vasos sanguíneos que los normales ya que estos tumores requieren para su crecimiento y proliferación a otros órganos de multiplicar nuevos vasos sanguíneos; el sistema vascular de los tumores es funcional y estructuralmente anormal y diferente lo que le permite a los tumores que con mucha facilidad manden metástasis a través de los nuevos vasos sanguíneos a otros órganos; los vasos sanguíneos del cáncer son irregulares, permeables y sujetos a filtraciones, están siempre en un estado dinámico en constante proliferación remodelación y regresión, facilitando el acceso de las células malignas a la circulación y así con mucha facilidad dispersarse a cualquier parte del organismo produciéndose metástasis. Para fines prácticos la incidencia de cáncer de mama en las mujeres representa un gran porcentaje de casos sin embargo en los hombres el hablar de cáncer a nivel de órganos genitales se convierte en un tema que a los hombres les da pena como sería ser portadores de cáncer de testículo, por lo que en el año 1992 el profesor de la Universidad de Missouri en los Estados Unidos, Tomas Oaster también definió que los hombres pueden ser recordados en un día al año como portadores de cáncer de testículo pero que por razones culturales, el hombre comúnmente no detecta ni comunica si es portador de alguna masa a nivel testicular, porque considera por razones culturales que se trata de algo hecho tabú, sin embargo cuando el hombre por curiosidad detecta que uno de sus testículos está más grande o se encuentra muy duro o doloroso, lo que hace con todo y pena, acudir al médico y casi siempre acude con su médico cuando ya creció demasiado y las posibilidades de curación van a disminuir. Cuando acude al médico de su confianza probablemente puede mejorarle o a lo mejor curarlo pero la mayor parte de las veces la enfermedad puede estar ya muy avanzada porque ya haya desarrollado metástasis a otros órganos, por lo tanto recomendamos a todos los varones desde chiquitos hasta mayores deben siempre revisarse con mucho detalle cómo se encuentran anatómicamente sus órganos genitales principalmente los testículos y en caso de encontrar algo anormal deben consultar  al médico de su confianza ya que estos tumores pueden aparecer a temprana edad desde la adolescencia hasta la edad madura (mayores de 50 años), debemos recordar que en la adolescencia algunos pacientes tienen no descenso de uno de los testículos, llamándose a esta alteración criptorquidia, que puede aumentar hasta 14 veces más el riesgo de que aparezca cáncer  testicular, así mismo es frecuente este proceso maligno en las personas de raza blanca originarias de Europa del norte, también es importante el antecedente de tener un hermano que haya padecido esta enfermedad maligna, también se le relaciona con personas masculinas que tienen o sufren de subfertilidad, al igual que puede aparecer cáncer en el otro testículo cuando supuestamente en el primero se encuentra bajo control o curado, se le ha asociado también al ejercicio físico intenso en los físico culturistas probablemente relacionado por la ingesta de agentes anabólicos-hormonales o en ciclistas que usan la bicicleta en largas competencias donde los testículos pueden ser traumatizados, es muy común que pueda aparecer el cáncer de testículo en los ciclistas porque ellos sufren de traumatismos y roces en esa delicada región crónicamente por la forma del asiento de la bicicleta y sus diferentes roces y traumatismos en esa delicada región anatómica. Por todo lo anterior deben realizarse campañas publicitarias de carácter preventivo en los centros de ciclismo o en cualquier promoción de alguna carrera ciclista y puedan orientarse a estos deportistas. Según las estadísticas publicadas, este padecimiento maligno en los siglos XIX y XX era poco frecuente y no se detectaba fácilmente pero a partir del presente siglo XXI se ha detectado que este tumor maligno en mayor número de personas y es  más común en jóvenes, en Estados Unidos, sus estadísticas refieren que aparecen alrededor de 10,000 casos cada año y estas cifras son similares a las encontradas en todo Europa, existiendo la posibilidad entonces de desarrollar cáncer de testículo de un caso entre cada 250 varones, variando esta casuística de acuerdo a la raza, Teniéndose en cuenta también que los hombres de raza negra presentan menor incidencia global. Insistimos en este tema porque el cáncer de testículo puede ser uno de los procesos malignos que tienen la posibilidad más alta para ser curados siempre y cuando no se hayan extendido a otros órganos. Según las estadísticas en México se tiene una de las más altas tasas de cáncer de testículo, que desafortunadamente mucho tiene que ver la información o educación en salud, ya que muchos de estos jóvenes que sufren de cáncer de testículo no fueron suficientemente educados para generarles conciencia de que todos los días sin excepción se revisen estos órganos y si encontraran alguna pista de que algo está mal, acudan inmediatamente al médico de su confianza para que confirme si es una patología. Si tiene alguna pregunta o comentario comuníquese con nosotros a Biomedical Center de Occidente al (322) 293-6161 o al correo electrónico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.