Salud y bienestar

La importancia de prevenir el envejecimiento

Estimados amigos, el tema de esta ocasión es la importancia de vivir plenamente y con salud la mayor cantidad de años, para eso es necesario hacer algunas precisiones; se conoce al envejecimiento como un proceso gradual y paulatino del deterioro de la capacidad funcional de nuestro organismo posterior a la madurez y que a la larga se le considera el preámbulo de la muerte. En el presente siglo XXI, los seres humanos no mueren de viejos sino de complicaciones relacionadas con múltiples padecimientos crónicos asociados a la vejez y al estilo de vida que han llevado (fumadores, alcohólicos, estrés, malos hábitos, poco dormir, etc.), por lo que actualmente los científicos y estudiosos de este tema están dedicados a comprender el origen y desarrollo de estas enfermedades para poder bloquearlas lo que resultará en un deseado alargamiento de la vida, para disfrutarla siempre en buenas condiciones de salud. Para comprender perfectamente bien lo que se conoce como envejecimiento, debemos conocer y todos estos procesos están íntimamente ligados a la vida y función de las células y de sus bases moleculares que conducen a la mueste prematura de las mismas. Estas bases moleculares se encuentran en los ácidos nucleicos y en las proteínas, pero debemos recordarles que la ciencia ha definido correctamente que el único método no genético para aumentar la longevidad es la restricción de ingesta de calorías acompañado de una vida sin tóxicos y sin estrés. Para entender mejor del porqué un ser humano no siempre llega a viejo deben tenerse en cuenta a los radicales libres que dañan la función de las células y que están íntimamente relacionados con los padecimientos asociados con la edad tales como la aterosclerosis, las cataratas, el parkinson, el enfisema, la artritis, las distrofias musculares, el cáncer y todas las enfermedades autoimunes que favorecerán que el ser humano viva menos años, por lo tanto debemos recordar que los radicales libres participan en las diferentes mutaciones y condiciones que favorecen la aparición de cáncer y aceleran el envejecimiento. Para entender biológicamente este concepto de envejecimiento, debemos tomar en cuenta que el ser humano tiene: 1.Una edad cronológica, que es el tiempo transcurrido desde que nace un bebé, pasando por la infancia, la adolescencia, la edad adulta y lo que se conoce como vejez hasta la terminación de la vida, estas etapas de la vida están directamente relacionadas con las actividades del ser humano; cuando un bebé es 100% dependiente de la madre, en la edad escolar participan los padres y los maestros, cuando llegan a la edad adulta ya pueden tener su credencial de elector y participar activamente en todas las funciones del ser humano tanto laborales como de entretenimiento, cuando empieza la etapa del llamado adulto mayo o de la tercera edad, comúnmente los seres humanos están disfrutando de todo lo que lograron durante la evolución de su vida incluyendo ingreso por jubilación, 2. Una edad biológica, esta se refiere al estado funcional de los órganos de cada individuo, el cual está ligado con patrones estándares para cada edad, este es un concepto de carácter fisiológico donde participan parámetros antropométricos como serían el peso, la talla, el índice de masa corporal, las cifras de la tensión arterial, la capacidad de la función pulmonar, la función de los riñones así mismo los niveles de las diferentes hormonas relacionadas con la edad así como los niveles de los distintos tipos de colesterol, etc. 3. La edad funcional, que expresa la capacidad de mantener en forma activa todas nuestras actividades personales, profesionales y sociales, manteniendo una buena capacidad física y mental, logrando esto mantener muy buenos niveles de calidad de vida, altamente satisfactorios y envejecer sin que se los demás lo noten. Para medir la edad funcional se requiere la valoración del estado funcional, la salud física y psicológica, la percepción y la comunicación con sus semejantes así como algunos aspectos de carácter socioeconómicos y medioambientales. La evolución hacia la vejez entonces debe siempre tomarse en cuenta la acción de los radicales libres  que inciden en el envejecimiento celular, los telómeros, que son los extremos de nuestros cromosomas cuya función principal es la estabilidad de la estructura de los cromosomas además de la división celular. Cuando un bebé nace tiene 10,000 telómeros en cada extremo de sus cromosomas, cuando una persona fallece tiene únicamente 5,000 telómeros, lo que significa que agotó su reserva y estos pueden aceleradamente gastarse al estar en contacto con factores oxidantes como el tabaquismo, el alcoholismo, el estrés, la comida chatarra  y todo lo relacionado con el medio ambiente toxico, favoreciendo estos agentes tóxicos el desarrollo o aparición de mutaciones a nivel de los cromosomas lo que se traduce en enfermedades malignas, por lo tanto el envejecimiento y la carcinogénesis están directamente relacionados con los telómeros ya que estos son como relojes o temporizadores de la célula y marcan el numero de divisiones celulares hasta que la célula muere, estas divisiones celulares están acortadas cuando existe deterioro de estos telómeros. El envejecimiento puede aparentar en los seres humanos fragilidad y sufrimiento pero también puede ser portador de serenidad, sabiduría, paciencia y dignidad. Para envejecer dignamente el ser humano, debe dejar de negar el hecho del envejecimiento, aprender y practicar lo que se tiene que hacer para mantener nuestro cuerpo y nuestra mente funcionando al máximo en todas las fases de la vida. Es bien sabido que un ser humano manifiesta la presencia de envejecimiento cuando decrece su vitalidad y sus actividades y aumenta su vulnerabilidad. El envejecimiento no tiene reversa pero sí sabemos cuando finaliza que es el momento que llega la muerte. De acuerdo a lo publicado por el instituto anti edad de los Estados Unidos, el periodo de vida del ser humano se cuantifica hasta un máximo de 122 años cuando los fenómenos intrínseco del crecimiento y del envejecimiento se desarrollan en un medio adecuado, con soporte de un buen estado nutricional, ausencia de tóxicos y agentes oxidantes y sobre todo en un ambiente optimista y de felicidad, por lo tanto la vida del ser humano siempre tendrá dos fases; la fase del desarrollo ó crecimiento y la fase de la senescencia o envejecimiento y por supuesto cualquier situación o circunstancia que altere este equilibrio conducen a la perdida del bienestar y de la tranquilidad acompañado de enfermedad que puede conducir al acortamiento de la vida. El organismo en el ser humano cuando se hace viejo se expresa en todos los órganos en forma diferente; una persona puede tener, pelo cano y/o falta de pelo, con piel seca y arrugada pero manteniendo una buena función de sus órganos principales como serían el corazón, los pulmones, los riñones y el cerebro como ejemplos de órganos activos y eficientes a pesar de la edad y estas personas pueden seguir siendo activas y productivas, un organismo viejo se diferencia de uno joven porque es más lento y algunas funciones empiezan a disminuir. Por lo tanto les invitamos a mantenerse siempre jóvenes en apariencia y en actitud, pero para lograr eso se requiere la total eliminación de los agentes tóxicos y una excelente nutrición no rica en calorías y sí rica en verdura y frutas frescas, además de mantener siempre una actividad física con ejercicios de acuerdo a las condiciones de cada persona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.